Gloria Fuertes, 100 años

Gloria-Fuertes-vespa-768x667

Su popularidad fue tremenda en los años setenta y ochenta y se extendió hasta la última década del siglo XX. Fue el símbolo de la infancia televisiva del último cuarto de siglo. Esta señora de pelo corto y perpetua media sonrisa tiene una extensa bibliografía aunque pocos conozcamos más allá de El grajo vuela bajo y aquel poema de la taquillera del metro a la que se tiró.

Gloria-fuertes-13-años-759x1024

Coincidiendo con el centenario de su nacimiento, el Fernán Gómez Centro Cultural de la Villa (Madrid) organiza una exposición realmente recomendable que ahonda en la vida y en la escritura de Gloria Fuertes, empezando por su dura infancia en Lavapiés, su temprano despertar sexual, su muy difícil relación con su madre, los horrores de la Guerra Civil, el hambre de la Posguerra o sus primeros tanteos como poeta.

 

A una edad muy temprana empezó a publicar en periódicos, a editar libros y a codearse con escritores de la época como Dámaso Alonso o José Hierro, que la consideraban una igual. Porque si una cosa era este extraño y, sin embargo, amable y voluntarioso personaje era escritora, poeta y lesbiana. Precisamente su homosexualidad no se oculta a lo largo y ancho de esta excelente y extensa exposición.

1001878_2

Cuando se refiere a su vida amorosa, la muestra se centra tanto en unos dudosos primeros amores heterosexuales que tuvo cuando era joven (entre ellos, un novio que murió en la Guerra Civil y al que dedicó un muy emotivo poema) como en su relación con Phyllis Turnbull, el amor de mi vida“, una profesora e hispanista estadounidense que Gloria conoció en 1953 en el Instituto Internacional de Madrid.

20170209093619

La exposición, que como decimos es muy extensa y muy nutrida, se alimenta de muchos efectos personales de Gloria; bien colocados en unas vitrinas que, a modo de mesa de billar, se disponen en el centro de cada una de la docena de salas con la que cuenta la muestra. En los muros y paredes, dibujos, poemas, fotografías gigantes, que cuentan la historia de la poeta. Así, esta inteligente retrospectiva cuenta con, al menos, dos modos de lectura: una, la documentalista, por la cantidad de material personal, manuscritos y primeras ediciones de Gloria Fuertes, y otra, la digamos “lúdica”, pensada principalmente para las niñas y niños.

En definitiva, una excelente oportunidad (y con entrada libre) para adentrarse en esta escritora clave de la historia de la poesía española. Y además de verdad.

 

Vía Estoy Bailando.

Anuncios