Saul Bass

Nueva York 1920-1996 

A mediados de la década del cuarenta, llegó a Hollywood un joven diseñador neoyorquino (traído por el Departamento de Publicidad de la Warner Bros), que iba a revolucionar un elemento del séptimo arte hasta ese momento menospreciado: el de los títulos de crédito.

Sus primeros trabajos en la meca del cine fueron la realización de carteles publicitarios para los films, aspecto que también revolucionó; enfrentándose con los conceptos establecidos que profesaban la “obligatoria” aparición de las fotos de los protagonistas en los afiches. Bass introdujo diseños abstractos transformando los simples carteles en una nueva forma de expresión artística.

Bass descubre que los títulos suelen tener ninguna relación con el posterior desarrollo del film, por lo que se “perdían” entre dos y tres minutos de metraje para el desarrollo de la historia.

A partir de Bass, como sostiene Eduardo Russo, “los títulos se convirtieron en una pequeña narración, abstracta o concreta, que intentaba metaforizar la historia a la que estaban introduciendo… Las secuencias de títulos comenzaron, a partir de allí, a integrarse con la ficción, a expresarla mediante un juego gráfico”.

 

Anuncios